lunes, 20 de diciembre de 2010

Martillar con el corazón (reloaded)


Don Manuel es el mecánico que repara los vehículos de mi familia, su apariencia no se diferencia de la del resto de mecánicos que conozco; pero si marca una diferencia la pasión y vocación con que vive su trabajo. Es impresionante verlo trabajar, el detalle con que revisa cada pieza, el orden mental con que desarma y rearma los vehículos que repara. Conversar con él, es un valor agregado al servicio que presta, se desplaza hablando de Alfred Adler y sus teorías con tanta facilidad como detecta el “fallón” del motor con solo aplicar el oído.
Es un tipo como cualquiera, sin nada de común, ni de corriente, y se diferencia del montón por la pasión con se dedica a su trabajo, pasión que se evidencia, con mas acento, en la calidad de los resultados que obtiene y la consiguiente confianza de sus fieles clientes.
Contrario al servicio de mi buen amigo el mecánico, recuerdo la atención que nos proporcionó una nutricionista cuando, con preocupación de padres primerizos, llevamos a mi hija mayor a consulta para verificar su peso y salud. Con premura y delegando en su secretaria la labor de evaluación nos mal atendió e invitó a jamás regresar a su consultorio. Evidenció que carecía de interés y pasión por realizar bien su trabajo. Un bonito consultorio y equipo sofisticado eran sus únicas posesiones, ignoro si le bastaron para mantener una clientela pues nunca mas supe, ni quise saber, de ella y del exagerado cobro que nos hizo.
La pasión con la que enfrentan su vida es la diferencia entre uno y otro, no la educación formal universitaria o el capital invertido en decorar el negocio. Es la misma pasión que a unos los conduce a ser intrépidos aventureros, al poeta a escribir los mas bonitos versos o a la madre a cuidar a sus hijos, en la intimidad del hogar, con el mas sentido amor.
La pasión es una marca que se lleva en la frente para que todos la vean; se aplican a todo o a nada de lo que se hace. Nos identificamos por nuestra pasión o por nuestra falta de ella e imprimimos este sello en nuestras conversaciones, en nuestro trabajo y en nuestra forma de amar.
Esa pasión provoca reacciones, deseadas algunas y otras no, pero desapercibida no podrá pasar.
El apasionado, es aquel que cuando de meter un clavo se trata, usa el corazón para martillarlo si es necesario, la actividad mas banal es excusa para lucir su interés por completar un trabajo con impresionantes resultados.
La pasión debe estar limitada por la razón, para convertirse en una razón apasionada que busque propósitos nobles sin menoscabar el bienestar de nadie y buscar el beneficio común.
En todos lados encontramos apasionados e indiferentes y hay profesiones para todos. Será difícil encontrar un burócrata apasionado por su trabajo y será también difícil encontrar a un empresario indiferente.
El apasionado es un soñador nato, sueña con la hermosa dama que comparte su asiento en el transporte público, sueña construyendo castillos en el aire que posteriormente se afana por hacer realidad.
El mundo de hoy y el de mañana es de quienes hacen de soñar un hábito y de la pasión una forma de vida.

7 comentarios:

pprera dijo...

Me encantó...hay tanto que meditar del tema.

omarvelz dijo...

Vos, necesito el teléfono de tu mecánico... le hace a la enderezada? jeje

Muy buen post, la verdad que no tengo que comentar, todo está muy claro.

Saludos

BTW El tema del blog está muy bueno.

Walf dijo...

Totalmente de acuerdo con vos Don Ultimo, si no te desvela, si no te hace madrugar, si lo olvidas rápidamente, no hay pasión, esa es la diferencia! muy buen post

Alexxx dijo...

hay gente tan apasionada a lo que hace y a lo que es bueno, uno se queda admirado, me recordo a un señor que tiene una venta de tornillos por la casa, cuando uno va por un tornillo o tuerca el jamas dice "no hay" siempre le encuentra solucion a uno

Yury dijo...

Me pare muy interesante tu post pero no frenara mucho la razón a la pasión? No le quitara fuerza? Aun así muy bueno.

El ultimo De Paz dijo...

YuriBlack, no me refiero a la pasión desenfrenada provocada por los sentimientos, llamo la atención a esa pasión provocada por la realidad y la razón.

Yury dijo...

Siendo así es una pasión con sentido, excelente entonces