martes, 8 de febrero de 2011

Maistro!!!


En mi larga carrera de estudiante, una carrera que aún sigue y no le veo fin, he tenido la oportunidad de compartir el aula con tres clases de maestros: los maestritos, los maestros y los maestrísimos.
El maestrito es aquel minúsculo ente que se enfrenta a un grupo de alumnos sin saber cual es su propósito. Es casi imposible de olvidar por malo y, quizá lo peor de él, trata de compensar la ausencia de transmisión de conocimiento atendiendo detalles de forma. Es aquel que se dedica a verificar asistencia la primera hora de clase, la segunda hora revisa el uniforme y limpieza. No permite la participación, mucho menos los cuestionamientos. Lo mas incomodo para él es que no puede ocultar su ignorancia. Lo mas triste para el alumno es que debido al autoritarismo malintencionado del maestrito, solo acumula frustración y rabia.

El maestro es simplemente un promedio, ni malo, ni bueno. Simplemente inodoro, indoloro y transparente. No aporta, pero tampoco fastidia. Complaciente, quizá; trascendente, jamás. Tal vez sea menos ignorante que el maestrito pero no por mucho, pues lo mas que sabe es un guión de memoria. Me atrevo a asegurar que es a quién mas temo, porque su visión promedio de la vida no motiva, pero tampoco incomoda. Es un caebien sin mayor importancia.

Sólo me resta mencionar al último, el maestrísimo. Este especimen no puede ocultar su vocación y está consiente que una vela no pierde nada de su fulgor por compartir su luz con otras mil velas. Puede ser que no sea tan escazo como parece, pero permanece relegado al anonimato por un sistema diseñado para castigar el error y no para premiar y estimular el mérito. Fomenta el debate, trata constantemente de validar sus ideas. Reconoce sus errores rápidamente, sin falsas excusas. Le da renombre a su cátedra, como Aristóteles le dio relumbre a la propia. Es sabio ya que en todo momento busca la conexión del conocimiento que transmite con la realidad.Es generoso, irreverente y desafiante. He tenido la enorme dicha de estar en contacto con varios maestrísimos que han marcado y siguen marcando mi vida, algunos solamente mediante sus textos.

El maestrito da lástima, el maestro olvidarlo no cuesta y el maestrísimo inspira.

La zoología de los alumnos es mucho mas extensa de explicar y es material para otro post.

Soy, en gran medida, producto de la influencia de los tres tipos de maestros. Y tu?

5 comentarios:

omarvelz dijo...

A vos que tanto te gusta la religión y la biblia, hubiera quedado bien el pasaje de apocalipsis 3:16 que dice: Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Jejeje...

Es broma maestrísimo, pero estoy de acuerdo con que aquello que "no empuja ni jala" es lo peor.

Buen Post

Saludos

Jorge Giovanni Peña dijo...

Lic. está muy acertado su post, eso de ser maestrísimo es por vocación, ya quisiera yo que todos los maestros fueran así...............pero algún día

gerber orlando dijo...

muy bueno de verda que esta muy acertado entonces hay tres maestrisimos .jajaj

Gustavo Ernesto dijo...

Es un gran honor acceder a las redes sociales en acompañamiento de chapines amantes de la lectura. Creo que gran parte de la cultura actual no va en busca del conocimiento, sino de los beneficios rápidos. Me recuerda mucho a una película del actor Luke Wilson en donde el personaje viaja en el tiempo y se encuentra en un futuro idiota, en el que las personas cada vez usan menos el cerebro, al extremo de usar Gatorade en vez de agua pura, ésto debido al avance de la ciencia y la manía del ser humano por satisfacer sus egocéntricos deseos. Pienso que es hora de crear una nueva corriente que impacte a la sociedad guatemalteca y me parece que la Universidad Galileo está haciendo un gran esfuerzo por apoyar el desarrollo de muchos jóvenes con hambre cognocitiva. Felicito a todos los que son parte de este movimiento que definitivamente sugiere un mejor mañana para nuestros hijos. Que Dios los bendiga y nos dé fuerzas para seguir adelante.

Gustavo Ernesto dijo...

Por cierto mi estimado Profe, anduve buscando el post que nos prometió acerca de la "justificación de la Exposición sobre las aplicaciones de Google", pero no lo encontré por ningún lado. Soy estudiante en CEI El Faro los días domingos. Si fuera tan amable de publicar el post, agradeceré mucho su colaboración.