sábado, 30 de junio de 2012

Construir el futuro


La elección del camino a seguir en la vida es una de las decisiones de mayor complicación que un joven debe enfrentar, las opciones son muchas y el conocimiento, a esas alturas del partido, muy escaso. Orientar apropiadamente al joven, sobre la mejor forma de modelar su futuro es uno de los retos más inquietantes que debe enfrentar la educación formal de hoy en día.
Los contenidos oficiales dedican mayor atención al aprendizaje de conocimientos, que en un momento dado puede resultar irrelevantes, que a propiciar el conocimiento interior de los futuros adultos. Y es que no es una tarea fácil.
El esfuerzo significa intentar ayudar al estudiante, a identificar cuáles son los gustos y las pasiones que hacen palpitar intensamente su corazón, para que, más tarde, cuando le toque elegir, este conocimiento le ayude a tomar una mejor decisión sobre su destino. Y no solo eso, alimentar los sueños identificados haciéndole creer que es posible lograrlos. Cuáles son los sueños posibles es tema para otra ocasión, pero estos no debieran estar delimitados por la ignorancia.
La única forma que se me ocurre para colaborar efectivamente en esta decisión es proveyendo a los jóvenes de experiencias diversas que los ayuden a identificar sus gustos. Experiencias de toda índole y del mejor nivel, Alfred Adler llama a esto “ampliar el campo fenomenológico”. Desde bandas escolares sofisticadas con orientación profesional, pasando por experimentos científicos y tecnológicos hasta experiencias productivas en diferentes especialidades que les permitan disfrutar del placer del logro. Cuanto más variadas e intensas las experiencias, mejor.
Claro que esto significa un esfuerzo adicional de parte de las entidades responsables de la educación, privadas y públicas; sin embargo, los resultados seguramente recompensaran la inversión con creces. Se le atribuye a Woody Allen la frase “Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida”, parafraseando, podemos construir una visión que oriente los esfuerzos de los educadores: “Nos interesa el futuro porque es el sitio donde nuestros alumnos van a pasar el resto de sus vidas”. 

2 comentarios:

Gian Paolo Guedez dijo...

Bastante interesante y muy cierto... Actualmente debería existir proyectos más desarrollados para explicarle a los jóvenes desde el colegio y no limiten su futuro por el miedo aprendido por su entorno, si no que, gracias al conocimiento logren enfrentar y crear su sueños

Aroldo Orellana dijo...

Gracias por tu comentario Gian