miércoles, 23 de septiembre de 2009

Verdá que si mi amor?

Mira mano, te lo juro, por Diosito te lo juro, nosotros no le queríamos hacer mal a nadie, …verdad mi amor?, no le queríamos hacer mal a nadie. Las cosas salieron, como salieron, porque ninguno de los ingratos que llevamos para que colaborara con nosotros nos quizo ayudar, solo se aprovecharon de nosotros. Claro, pedí otro trago, nosotros pagamos, veá que si mi amor? Porque eso si, con el sacrificio que hicimos, justo era que tuvieranos nuestra recompensa, a chucha, si nos llevó la chingada, y nos sigue llevando, con esos juicios que nos hacen para que la gente crea que nos van a joder, pero eso ya está arreglado, verdá mi amor?
Pero te decía, nosotros solo queríamos regalarle al pobre lo que nunca nadie le había dado. Todos los recursos que teníamos los utilizamos para que los pobres dejaramos de serlo. Porque eso si, todos los que colaboraban en la familia, tenían su merecido; sus buenos centavos. Verdá mi amor? Pero la gente no entiende, nosotros ayudando a los pobres y los otros chingando con que la seguridad, con que queremos justicia, no mas impuestos. Pero nosotros le hicimos ganas, no les hicimos caso y seguimos repartiendo, que va a hacer uno, la familia es grande y había que hacerlo.
Mesero!
Mire, lo que consume el señor va a mi cuenta, usted no tenga pena sírvale, yo pago, ejem, perdón, nosotros pagamos, verdá mi amor?
Pues te decía, nosotros sabíamos que había que hacer y lo hicimos, pero la gente no dejaba de joder y entonces, lo platicamos con mi mujer, y ella me dijo, “Mira, vos ponete los pantalones, aquí se hace lo que nosotros digamos” y así lo hice. Ignoré a todos los que me estaban jodiendo y seguí repartiendo. Pero vas a ver como es la gente de malagradecida, para poder seguir ayudando, le dije a mi mujer, bueno, platicamos con mi mujer; es hora de que te tirés de candidata, seguro los pobres te eligen, porque vos has sido una mujer bien de a huevo con ellos y que mi mujer se tira. Por la chingada vos, ningún malagradecido votó por ella y casi que a patadas nos sacaron de la guayaba. Verdá mi amor?
Nos tuvimos que venir para acá con vos, para ver si nos asesoras en la compra de unos caballitos, porque como vos sabrás, y bien lo has de saber, tenemos nuestro guardadito, verdad mi amor?

Traducción libre.

2 comentarios:

Edwin Méndez dijo...

...vos fuiste el que instalaste los micrófonos de última generación en el dormitorio de tus amigos!!

Hell.- dijo...

Ah, ME ENCANTÓ.